Durante los largos años de crisis, corrieron ríos de tinta escritos por economistas, gurús y expertos, a veces contradiciéndose entre sí, sobre todo tipo de temas relacionados con la recesión. Pero, si en algo parecía que estaban todos de acuerdo es en que las empresas que más posibilidades tenían de sobrevivir eran aquellas que hubieran apostado por la diversificación y la internacionalización. Aunque las aguas han vuelto a un relativo cauce, ambos aspectos siguen siendo muy importantes para las compañías. Y no sólo para las grandes.

Fuente: http://www.eleconomista.es