El acceso a la financiación es uno de los principales hándicaps con los que tienen que lidiar las pymes españolas. Lograr que una entidad bancaria riegue de crédito nuestro proyecto puede llegar a ser, incluso, una utopía. Ante este panorama, los avales de las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR) son una de las principales vías alternativas con las que puede contar un empresario.

Fuente: https://cincodias.elpais.com