Ante las consecuencias del coronavirus en el tejido empresarial, resulta absolutamente imprescindible asegurar el acceso al crédito de las empresas. El país necesita un ambicioso programa público de garantías para pymes, microempresas y autónomos, para así facilitar su acceso a la financiación. Es imprescindible, en este sentido, aumentar el porcentaje de cobertura de la Compañía Española de Reafianzamiento (CERSA) a las Sociedades de Garantía Recíproca (SGRs), entidades que trabajan a pie de obra para cubrir las necesidades financieras de estas empresas.

Fuente: https://cincodias.elpais.com