España es un país muy bancarizado. Lo avala un informe elaborado por la Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca (Cesgar), donde se refleja que, en los últimos seis meses, un 91,1% de las pymes con necesidad de financiación ha recurrido a las entidades bancarias.

Precisamente la última encuesta semestral sobre el acceso a la financiación de las empresas del área euro elaborada por el Banco Central Europeo (BCE) muestra que las pequeñas y medianas empresas españolas consideran que el acceso a la financiación externa mejoró en el último trimestre de 2017, impulsado, en parte, por una mayor disposición de la banca a otorgar préstamos, una tendencia que los entrevistados prevén que se mantenga de cara a los próximos meses.

Fuente: https://dirigentesdigital.com