Las sociedades de garantía (SGR), las cajas rurales y el Ministerio de Economía a través de la Compañía Española de Reafianzamiento (CERSA) han firmado en estos días un convenio para acercar el aval de las SGR a los clientes de las entidades rurales con el propósito de facilitar financiación a los proyectos del medio rural, pero también para propiciar la internacionalización del tejido empresarial y su fortalecimiento. La naturaleza similar de las sociedades de garantía y la de las cajas rurales, ambas cercanas a la sociedad y al territorio, suponen un nexo de unión para que estas entidades hayan plasmado una alianza que permitirá a los clientes de las cajas disponer del aval facilitado por las sociedades de garantía para lograr pólizas de crédito, préstamos, arrendamiento financiero, factoring y confirming, anticipos de subvenciones públicas u operaciones de descuento comercial.

 

El acuerdo posibilitará, además, agilizar una oferta global conjunta de servicios que impulsen a las pequeñas y medianas empresas, autónomos y emprendedores. También se facilitará las exportaciones u operaciones en el exterior del tejido empresarial, a partir de la financiación internacional, mediante productos como los anticipos de exportación, la financiación de importación, garantías internacionales o créditos documentarios de importación entre otros.

 

Este convenio estrecha aún más la relación histórica entre las sociedades de garantía y las cajas rurales. Sinónimo de su colaboración, son los 1.000 millones de euros de riesgo vivo que las cajas rurales cuentan con las SGR. Sólo el año pasado se formalizaron cien millones de euros.

 

Este tipo de convenios consolidan el papel de las sociedades de garantía en el sistema financiero español como llave para que tanto pymes como autónomos accedan al crédito. Las SGR acumulan un total de 4.000 millones de euros en préstamos a pymes y aglutinan a cerca de 120.000 socios, 800 de ellos protectores –instituciones que forman parte del capital de las SGR-.

 

El sector de las sociedades de garantía contribuye ahora mismoa a mantener más de 600.000 puestos de trabajo y ha otorgado hasta la fecha avales por un importe de 29.500 millones de euros, que han propiciado una inversión inducida de más de 38.000 millones de euros. A lo largo de 2016, se han formalizado avales por más de 1.100 millones de euros a partir de 18.200 operaciones, lo que supone un crecimiento interanual de más del 13%.