La Casa de Cultura de Frómista acogió ayer una jornada sobre las oportunidades de financiación en el medio rural, dirigida a empresas y emprendedores de este ámbito. El seminario fue organizado por las consejerías de Economía y Empleo y de Agricultura y Ganadería, a través de la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial de Castilla y León (ADE).

Los asistentes pudieron conocer la forma de acceso a productos financieros ventajosos para la empresas rurales y las posibilidades de financiación para los negocios que se abran en el mundo rural, a través de convenios entre la Junta, la sociedad de garantía recíproca Iberaval y la Caja Rural de Zamora.

A la jornada asistieron el delegado territorial de la Junta, Luis Domingo González; el jefe del Servicio Territorial de Agricultura y Ganadería, José Félix de la Cruz; el director territorial de la ADE, Carmelo Seco; el director de la oficina de Caja Viva en Palencia, Julio César Díez, y la directora provincial de Iberaval, Almudena Hernández.

Los productos financieros presentados a empresarios y emprendedores son los microcréditos y los préstamos, a los que pueden acceder para superar una de las principales barreras para iniciar un negocio: el acceso al crédito. Con estas líneas se financian proyectos de creación de empresas y de mejora de la competitividad de las ya existentes.

Los productos tienen establecidas cláusulas ventajosas con el propósito de promover la creación de empleo y empresas en municipios con menos de 20.000 habitantes de Castilla y León, y el apoyo a quienes desarrollan su ocupación en este ámbito, con una especial atención a los emprendedores del sector agrario y agroalimentario, que es la principal actividad económica del medio rural de la región.

Con los préstamos avalados pueden concederse cantidades que oscilan entre los 6.000 y los 150.000 euros, para financiar hasta el 100 % de la inversión. Tienen un plazo de amortización de hasta diez años, con dos años de carencia como máximo.

En cuanto a microcréditos, se conceden a emprendedores del medio rural, es decir, para nuevos negocios que se instalen en municipios de menos de 20.000 habitantes, por un importe de entre 6.000 y 50.000 euros, con un periodo de amortización de hasta ocho años. Como garantía para ambos productos solo se exigirá la viabilidad del proyecto y la firma personal de los promotores.

El convenio entre la Junta de Castilla y León, Iberaval y las cajas rurales de la comunidad autónoma permitirá reducir los costes de financiación de los préstamos en 0,25 puntos, y los microcréditos en 0,75 puntos.

ADE Rural es un proyecto conjunto de las consejerías de Economía y Empleo y de Agricultura y Ganadería para el apoyo a los emprendedores y para la implantación de empresas en el medio rural.