A uno de cada cinco autónomos se le ha denegado el acceso al crédito el pasado año. Seis de cada diez sí accede, aunque al 15,7% de aquellos que cuentan con financiación lo hacen por un cantidad inferior a la solicitada, según se desprende del Barómetro de la Federación Española de Autónomos (ATA), una radiografía de la situación de los trabajadores por cuenta propia.

 

El análisis refleja una mejora «ligera» de la financiación a los autónomos. Los datos apuntan a que tres de cada diez autónomos ha tenido que acudir a una entidad financiera en 2016 en busca de financiación, una cifra similar a la del ejercicio precedente, cuando el 32% tuvo que solicitar crédito. Por el contrario, el 63,7% de los autónomos entrevistados asegura que no ha visitado ninguna entidad crediticia en el pasado año.

 

Frente a los problemas a la hora de encontrar financiación, la morosidad es otra de las losas con las que tiene que convivir el colectivo. Si en 2015, la morosidad retrocedió de forma ligera, la inestabilidad política provocó que en 2016 se incrementaran los plazos que tiene que esperar un trabajador por cuenta propia para cobrar sus facturas. Casi la mitad reconoce que padece morosidad, ya sea pública o privada, porcentaje que se situó en el 43% un año antes.

 

En cuanto al tiempo que tardan los autónomos en cobrar sus facturas, el barómetro de ATA apunta a que el 29,9% acumula más de medio año de retrasos en el cobro. Además, el porcentaje de autónomos que tarda más de un año en cobrar sus recibos se ha incrementado hasta el 10,8%. Casi el 40% de los afectados por la morosidad cobra sus facturas en un periodo de entre 60 y 90 días, mientras que el 22,6% lo hace entre 91 y 180 días.

 

En términos generales, a pesar de los problemas a los que se tiene que enfrentar este colectivo, las perspectivas de cara a este año son optimistas. Tres de cada cuatro autónomos considera que la economía mejorará en 2017 y más del 80% confía en que su negocio no empeorará. Además, la mitad de ellos, espera resultados mucho más positivos que el pasado año mientras que el 39,1% considera que se mantendrá estable.